Tormenta de nieve en Texas: mueren congelados animales de un santuario

0
156
La histórica tormenta de nieve que azota en estos días al estado norteamericano de Texas, una de las peores de las últimas décadas, que ya provocó la muerte de al menos 20 personas y ya afectó a millones de personas, comenzó también a castigar a los animales.

Según publicó CNN, tras los cortes de energía que afectaron a gran parte de Texas, animales en el santuario «Primarily Primates» de San Antonio murieron congelados. Entre las víctimas se encontraba un chimpancé, muchos monos, algunos lémures y un número incontable de aves.

“Nunca pensé que mi oficina se convertiría en una morgue. Pero ha ocurrido”, señaló Brooke Chávez, presidenta ejecutiva de Primarily Primates, al San Antonio Express-News.

Según aclaró el diario local, Chávez destacó que el número total de animales que han muerto a raíz de la tormenta se sabrá cuando el feroz temporal finalice. Sin embargo, según los pronosticos la situación podría extenderse hasta este viernes.

La dramática situación que se vive por estas horas en Texas obligó al santuario a recolectar generadores de elecgtricida, calentadores, tanques de propano y mantas para preservar a los más de 400 animales que se alojan allí, según consignó San Antonio Express-News.

Sin embargo, a medida que las temperaturas fueron recrudeciendo el plan del santuario comenzó a ser la evacuación de algunas especies.

“Nunca me había enfrentado a una decisión como esta”, admitió Chávez al diario local. Y en ese sentido, agregó: “Tener que decidir a quién podemos salvar, dependiendo de la previsibilidad de qué animales podemos atrapar”.

Algunos animales fueron trasladados al zoológico de San Antonio y a un santuario cerca de la frontera con Oklahoma, mientras que otros fueron a casas de algunos voluntarios. En tanto, ante la dificultad de transportar a los chimpancés, 33 de ellos siguen en Primarily Primates, según aclaró Express-News.

En tanto, desde el santuario se encuentran pidiendo ayuda desde sus redes sociales, mientras que millones de personas en Texas continúan sin electricidad debido a la tormenta y las fuertes heladas, inusuales para esa zona, que azotaron gran parte de los Estados Unidos, y que han causado la muerte de menos a 21 personas.