Confirman que el pan va a aumentar aunque el monto es una incógnita

1
198

En medio de una andanada de aumentos en las tarifas de los servicios básicos y del precio de los bienes de primera necesidad, madura un incremente de uno de los componentes básicos de la mesa de los argentinos como es el pan. Y si bien los industriales del sector confían en que la actualización del precio no va a ser desorbitante, los ya golpeados bolsillos de asalariados, trabajadores informales y desocupados deberán esforzarse aún más para sostener el consumo.

Por ahora, la compleja situación que vive el sector, con aumento de tarifas de servicios ya implementados y por venir, y un fuerte incremento del precio del insumo básico como es la harina; no repercutió en despidos o situaciones graves entre los trabajadores del sector, aunque la cuestión se monitorea constantemente.

 

INCERTIDUMBRE

En diálogo con NORTE, el titular del Centro de Industriales Panaderos de Chaco, Diego Ballesta, advirtió que lo que reina en el sector es la “incertidumbre”. “Un día, leemos en el diario que se dispara la tarifa de luz, pero lo que pagamos a Secheep este último mes es idéntico al anterior; y lo mismo ocurre con otros servicios”, dijo y añadió: “Me parece que se generan situaciones de alarma lo único que hacen en llevar incertidumbre en medio de una situación que es compleja, sin dudas”.

En esa línea, el referente del sector apuntó que algo similar ocurrió con los ingresos brutos, cuya suba fue negada sistemáticamente por las autoridades provinciales, pero “de un día para el otro”, surge a través de los medios que un proyecto del Poder Ejecutivo ya está siendo analizado por los legisladores.

Entre las certezas, se registra un indiscriminado aumento de la harina, que en lo que va del 2018 ha duplicado su precio. “De todas maneras, esto no quiere decir que el kilo de pan tenga que aumentar el 100%, más bien el impacto debería ser de orden del 25%”, alertó Ballesta.

También los industriales deben hacer frente a un elevado costo de gas, en una provincia que sigue esperando que ese producto llegue a través de redes a domicilios y empresas. “Es cierto que pagamos un precio muy superior al de las provincias centrales, pero esto sucede desde hace más de 20 años, con lo cual, esta particularidad está asumida como parte de los desafíos a sortear en esta actividad”, explicó.

Así las cosas, entre la incertidumbre por las tarifas y el precio creciente de la harina, las expectativas están centradas en el resultado de las negociaciones paritarias con los trabajadores del sector que comenzarán hoy, en Buenos Aires.

Se estima que las reuniones podrían concluir a fines de la semana próxima, por lo que el recalculo del precio a nivel local estaría concluido para mediados de mayo.

“Que el precio del pan va a aumentar, es una certeza, pero lo que no podemos hacer es generar zozobra entre los consumidores: el incremento no será impagable, estimamos que será razonable teniendo en cuenta el contexto inflacionario”, estimó Ballesta.

Cabe recordar que el Centro de Industriales Panaderos determina un precio de referencia, que después es aplicado o no por cada panadería, en función de los costos específicos de cada emprendimiento. Esto hace que el costo del kilo de pan varíe, en algunos casos considerablemente, entre el centro de la ciudad y los barrios periféricos.

 

EXPECTATIVAS

Por el momento, entre los trabajadores del sector existe cierta calma. Así lo aseguró el referente del Sindicato de Empleados Panaderos de Chaco, Néstor Benítez, quien en diálogo con este medio explicó que “hasta ahora, no se han registrado despidos ni situaciones que puedan poner generen alerta”.

Los empleados del sector esperan con expectativas ciertas el inicio de las paritarias, en las que esperan alcanzar mejoras salariales superiores al 15%, aunque estiman que las negociaciones “no serán sencillas”.

La entidad cuenta con 800 afiliados, pero admite que hay un buen número de trabajadores que no están sindicalizados, e incluso otros tantos que trabajan en condiciones de informalidad que aspiran a regularizar en el corto plazo.

“Acá en la provincia, el sector cuenta con cierta estabilidad: el consumo se mantiene relativamente estable, a pesar de lo complicado de la situación económica; la demanda es constantes y el precio del pan es relativamente menor al que se paga en otros lugares de país; todo eso hace que, por el momento, podamos atravesar este escenario complicado con cierta tranquilidad”, explicó Benítez.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here