Desde dejar de fumar hasta comer nueces: siete hábitos que reducen el riesgo de demencia hasta un 43%

0
111

Estar activo, comer mejor, perder peso, no fumar, mantener una presión arterial saludable, controlar el colesterol y reducir el azúcar en la sangre: estos son los siete hábitos saludables que desempeñan un papel en la reducción del riesgo de demencia en personas con el mayor riesgo genético, según una investigación publicada en Neurology, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología.

La American Heart Association los califica como los “Life’s Simple 7″ y según los expertos, se han relacionado con un menor riesgo de demencia en general, pero no estaba claro si lo mismo se aplica a las personas con un alto riesgo genético. Para comprobarlo, investigadores de la Universidad de Mississippi observaron los registros médicos de casi 12.000 personas de 50 años durante tres décadas.

“La buena noticia es que incluso para las personas que tienen el mayor riesgo genético, es probable que vivir con este mismo estilo de vida más saludable tenga un menor riesgo de demencia”, dijo la autora principal del estudio, la profesora Adrienne Tin.

Hubo menos ganancias para las personas de ascendencia africana, y las más sanas solo experimentaron un riesgo de entre un 6 y un 17% menor. “El riesgo de demencia depende de muchos factores. Algunos, como nuestra edad y composición genética, no podemos cambiar, mientras que otros, como la dieta y el ejercicio, sí podemos”, sostuvo la doctora Rosa Sancho, jefa de investigación de Alzheimer’s Research UK.

Y explicó: “Este estudio respalda la idea de que lo que es bueno para el corazón también es bueno para el cerebro, y esto es cierto incluso para las personas con un mayor riesgo genético de demencia, al menos para los participantes de ascendencia europea”. Sin embargo, agregó que había algunas limitaciones en los hallazgos.

“Aunque los investigadores monitorearon a los participantes para todas las formas de demencia, al agrupar a las personas según el riesgo genético, se enfocaron solo en los genes que aumentan el riesgo de la enfermedad de Alzheimer, solo una de las causas de la demencia. Además, se tomaron puntajes de salud al comienzo del estudio, pero lo que no sabemos es si los hábitos saludables de los participantes se mantuvieron durante la duración del estudio”, dijo y reconoció que la investigación futura deberá incluir géneros de riesgo para todas las formas de demencia e, idealmente, monitorear continuamente los hábitos de salud.

Actualmente no existe una cura para la demencia, pero hay medicamentos disponibles que pueden retardar su progresión (Getty Images)Actualmente no existe una cura para la demencia, pero hay medicamentos disponibles que pueden retardar su progresión (Getty Images)

Los investigadores también encontraron que el grupo con el mayor riesgo genético incluía a aquellos que tenían al menos una copia de una variante genética (cambio en el ADN) asociada con la enfermedad de Alzheimer. De los que tenían antecedentes europeos, el 27,9% tenía el gen, mientras que de los que tenían ascendencia africana, el 40,4% lo tenía.

La Sociedad de Alzheimer informa que actualmente hay más de 900.000 personas que viven con demencia en el Reino Unido. Se prevé que aumente a 1,6 millones para 2040. En los Estados Unidos, se estima que hay 5,5 millones de enfermos de Alzheimer. Se espera un aumento porcentual similar en los próximos años.

La demencia en sí es un término genérico que se utiliza para describir una variedad de trastornos neurológicos progresivos (aquellos que afectan el cerebro) que afectan la memoria, el pensamiento y el comportamiento. Hay muchos tipos diferentes de demencia, de los cuales la enfermedad de Alzheimer es la más común, con otro tipo de demencia vascular. Actualmente no existe una cura para la demencia, pero hay medicamentos disponibles que pueden retardar su progresión.

Fuente infobae