El barbijo casero hoy es casi tan popular como la torta parrilla

0
405

Cubrir nariz y boca es un uso que se impone aunque también genera nuevos problemas.

Mucha gente que se pone el barbijo para ir a un supermercado no lo hace en el barrio, y si se lo digo, se enoja y se va”, resume la dueña de un almacén que atiende por una ventana en el barrio San Cayetano. En una pizarra se lee: “El uso de barbijo en la vía pública es obligatorio. Usalo, gracias”. A menos de cien metros en otro más pequeño, se advierte: “Se atiende solo a personas con tapaboca, gracias”. Los dos casos sirven para ejemplificar cuánto cambiaron algunos comportamientos comunitarios en los ámbitos más informales.

UN COMPLEMENTO 

Hace casi una semana -el 14 de abril- la secretaria nacional de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, indicó que se llegó a un ‘consenso unánime’ para recomendar los tapabocas como ‘estrategias adicionales’ que no suplantan a las ya recomendadas. Para las autoridades sanitarias del país y de la provincia la preocupación se enfoca en que la población deje de lado el distanciamiento y el lavado de manos entre los principales cuidados.

EN COLECTIVOS 

Desde hoy el uso del barbijo casero es obligatorio en el transporte público del país, aunque en líneas de colectivos de Resistencia ya se venía implementando hace varios días. Incluso en algunas unidades hay carteles en los que se señala la obligatoriedad y la advertencia de que no se podrá subir sin barbijo. El área provincial de

Transporte solamente recomienda su uso, así como mantener distancia y con el pliego interno del codo contener la tos o estornudo.

GRAN DEMANDA

Tanto en el centro como en los barrios se extiende y afianza la nueva costumbre de cubrir la nariz y la boca.

WhatsApp Image 2020-04-19 at 13.53.19 (1).jpeg

Hay lugares en los que directamente se niega la atención a quien concurra ‘a cara descubierta’. Esta nueva situación obliga a más personas a la fabricación casera o a apurar una compra al paso, como se consigue actualmente en algunas farmacias a $50 y en Facebook desde $30.

En los barrios es cada vez es más común encontrar cartelitos improvisados:

“dos por $100”, como se leía ayer por avenida Marconi, un precio cercano al tope que dispuso el gobierno nacional ($40). Mientras que pedían $100 por unidad en una carnicería frente al cementerio municipal. En ese local se exhibía uno rosa y otro celeste con la leyenda “para ella y para él”. Bastante más lejos, en el barrio Familias Unidas, un quiosco familiar ofrecía dos modelos: el ‘común’ (en tela vegetal) a $70, y el ‘reforzado’ (doble tela y más rígida) a $180. Por toda la situación se puede afirmar que el barbijo hoy es un producto tan popular como hace menos de un año lo eran los puestos de torta parrilla.

Fuente: diarionorte