El nene de 12 años baleado en un robo fue dado de alta

0
340
A una semana del violento hecho, el chico dialogó con los medios, acompañado de su madre y, expresó: «Me podrían haber matado».

Este martes al mediodía, Joaquín, el chico de 12 años que fue baleado en un robo, recibió el alta médica, a una semana del violento hecho de inseguridad en La Matanza.

«Estoy bastante bien. Hace poquito salí de la operación. Los médicos me dicen que no me preocupe, que estoy bien», contó Joaquín, acompañado por su madre.

Asimismo, recordó ante los medios presentes: «Estuve a milímetros de perder la visión, la arteria, cualquier cosa; me podrían haber matado».

En ese sentido, agradeció «con toda el alma» a sus compañeros de escuela por los mensajes que le enviaron deseándole una pronta recuperación.

Por su parte, la madre de Joaquín, Natalia, reveló: «Es literal que hoy estoy viviendo con la mitad de mi corazón. Siento ese dolor en el pecho, que se quedó ese día que él me llamó. Me va a costar, pero me voy a recuperar. Todo lo que me quede por hacer, lo voy a hacer por él».

Visiblemente emocionada, dijo: «Es el milagro vivo y por eso llegó a tantos corazones. Le dije que si a él le pasaba algo, yo me iba con él. Hoy festejamos la vida. Vamos a estar al pie del cañón para él y su recuperación».

El violento episodio

Un nene de 13 años fue baleado en la nuca cuando un grupo de delincuentes lo abordó para robarle la mochila. Todo ocurrió cerca de las 18 del martes pasado en La Matanza, Buenos Aires, la víctima se bajó de la parada para entrar caminando al barrio, cuando fue agredido por ladrones que estaban merodeando por la zona.

De acuerdo al relato de un vecino, los asaltantes le dispararon de atrás sin mediar palabra y el proyectil atravesó su rostro. Luego, huyeron del lugar, mientras el pequeño logró cruzar la calle malherido y una vecina, comerciante de la zona lo asistió.

El menor rápidamente fue trasladado por la policía al hospital Balestrini, donde constataron la herida de bala, que entró y salió por la zona de la nuca. Ahora, el joven se encuentra fuera de peligro, pero continúa internado para seguir una evaluación de su estado.

Tres días después del ataque, los agresores de 16 y 17 años  fueron detenidos al ser identificados por una cámara de seguridad. Al tratarse de menores, ahora la causa quedó en manos del fiscal penal juvenil Emilio Spatafora.