El pabellón de los rugbiers por dentro: así es la celda del penal de Dolores donde serán encerrados los acusados de matar a Fernando Báez Sosa

0
916

Tras el fin de las ruedas de reconocimiento, los diez rugbiers de Zárate acusados de matar a golpes a Fernando Báez Sosa serán trasladados al centenario penal de Dolores, a dos horas de viaje de Villa Gesell. El Servicio Penitenciario Bonaerense dispuso que estén juntos, pero aislados del contacto con otros detenidos en el penal que tiene 875 internos para evitar cualquier roce o episodio de violencia.

Así, ocuparán la celda de alcaidía para presos que recién ingresan a la cárcel, ubicada en la planta alta del lugar, entre los pabellones 9 y 10, ocupados por presos evangélicos, con camas cucheta y un solo inodoro tras una puerta de aglomerado. Serán vigilados a través de una pequeña ventana en la celda, bajo responsabilidad de un jefe penitenciario. Si tienen que moverse dentro del penal se les asignará seguridad extra, apuntan fuentes cercanas a su encierro.

No es para menos: Infobae consultó en los últimos días a ex presos y detenidos. El consenso fue unánime: el crimen del que se los acusa es considerado como despreciable.

Rubén de la Torre, “Beto”, ex ladrón de bancos y blindados, es uno de los hombres detrás del Robo del SigloTengo un amigo en Dolores al que le pregunté si esperan con cubiertos a estos pibes. Me dijo que ni los detenidos que juegan al rugby los bancan. Porque son logis, nenes de mamá. Pero no los van a cruzar”, dice De la Torre. Entre ladrones y asesinos de pistola, matar a un chico a patadas de manada en la cabeza no va.

Que los agredan también es posible. “El Gordo” Valor, que purgó los últimos ocho años de su condena en la Unidad Penal 24 de Campana, dice: “Puede pasar que al transa quieran tenerlo de lavatupper y al que mató pegando, lo desafían a pelear. A mí un pibe me quiso pegar para bajarme el cartel. A veces es la ley del Talión o simplemente desafiar”

Vista de la celda por dentro: uno de las camas cucheta y el inodor.

Vista de la celda por dentro: uno de las camas cucheta y el inodor.

Los rugbiers presos recibirán sus visitas un día a la semana en particular, el mismo para todos los otros presos de la cárcel, en el sector de Escuela. Sin embargo, los diez de Zárate no permanecerán allí mucho tiempo. Seguirán presos en Dolores, aseguran las mismas fuentes, hasta que se firme el pedido de prisión preventiva en su contra. Entonces serán trasladados a otro penal, posiblemente la Unidad Nº57 de Campana, un penal nuevo inaugurado el año pasado para jóvenes de 18 a 21 con acusaciones de robo o en su primera condena.

Su fecha de llegada a Dolores todavía no tiene confirmación. Algunas fuentes especulan con que serían enviados hoy martes, otras, mañana.