Es Argentino, Tiene 19 años y enseña programación gratis en YouTube y ayudó a mucha gente a conseguir trabajo

0
608

El canal educativo de Lucas Dalto tiene 230.000 suscriptores en la plataforma de Google y es el más grande del país en esa temática. Conocé su historia.

Lucas Dalto tiene 19 años, enseña programación de forma gratuita a través de Youtube y ayudó a una gran cantidad de personas a conseguir trabajo. Su canal educativo tiene 230.000 suscriptores y es el más grande del país en su temática. “Mi objetivo no es económico, busco generar un impacto positivo en la gente”, señaló entusiasmado.

El joven, que es autodidacta, nació en Buenos Aires, y gestó en poco más de dos años “Soy Dalto”, el canal de programación y desarrollo más grande de la Argentina.

Desde muy pequeño, Lucas quedó fascinado con el mundo digital. A los 15, cuando aún estaba en la secundaria, creó un sistema para ayudar a la bibliotecaria del colegio que tenía dificultades para organizar el seguimiento y devolución de los libros y también vendió su primera página web.

“Me gusta la parte creativa de la tecnología porque podés construir lo que te imagines. Podés darle vida a una solución con un código”, explicó, y destacó que “el contenido es gratuito para que la gente pueda aprender sin problemas”.

En su canal de YouTube no solo dicta cursos de HTML, CSS, y tres niveles de JavaScript, también, con humor y un estilo informal, ayuda a los usuarios a tener referencias sobre cuánto cobrar por los trabajos y detalla además cuáles son los beneficios de desarrollar esta actividad laboral.

Si estás mal de ánimo, te sentís inactivo o con depresión, podés salir de esa situación y motivarte porque estás creando algo nuevo, e incentivás al cerebro a adaptarse para resolver problemas, a tener paciencia”, indica Lucas y asegura que no es necesario tener conocimientos previos ni siquiera del idioma inglés porque es posible desarrollar a partir del lenguaje nativo de cada usuario.

Si bien el joven es autodidacta, es muy consciente de la responsabilidad que implica llevar adelante su proyecto educativo. Suele trabajar entre seis y diez horas por día junto a una editora de videos, un guionista. Luego, el material producido es validado técnicamente antes de subirse a YouTube.

Lo revisan personas que están trabajando en grandes empresas y tienen la experiencia de lo cotidiano, de estar todos los días en contacto con esas herramientas”, afirma Lucas que está “superorgulloso” de haber logrado vivir de lo que más le gusta.

“Al principio mi familia estaba en contra, no creía que fuera posible mi proyecto. De hecho, cuando era más chico me sacaban la computadora para que me fuera a dormir, ellos querían que yo hiciera el típico camino de terminar la secundaria e ir a la universidad, pero a mí me gustaba aprender por mi cuenta”, contó y destacó la importancia de “seguir las propias convicciones”.

Lucas tiene, entre otras metas, “generar un impacto positivo en la gente” pero aún así se sorprende de lo que sucede con sus videos: “Me contaron muchos profes que los usan en sus clases, a veces no lo entiendo pero es increíble y me emociona un montón. Lo mismo, un señor de 50 años que hace unos días me reconoció en un local de comidas rápidas y se acercó para agradecerme porque había conseguido laburo viendo mi canal”.