Francisco quiere cambiar el Padrenuestro: ¿se viene la polémica?

0
220

En una entrevista brindada a la televisión italiana, el Sumo Pontífice pretende cambiar la oración emblema del catolicismo, memorizada por millones de creyentes y repetida durante siglos. ¿Por qué? Por una frase que fue erróneamente traducida en tres idiomas.

Se trata del fragmento que en castellano dice: «no nos dejes caer en la tentación«, que en inglés, italiano, alemán y latín dice: «no nos induzcas a la tentación» o «no nos dirijas a la tentación«.

Francisco explica que la frase «No me dejes caer en la tentación” es errónea porque “soy yo el que cae, no es Dios que me arroja a la tentación para después ver cómo me he caído. Un padre no hace eso, un padre ayuda a levantarse inmediatamente”, aseguró e insistió en que “No es una buena traducción”.

 

Las traducciones

Español: “Y no nos dejes caer en la tentación”

El Padrenuestro español sí obedece a la versión original de la oración en griego y arameo, y por tanto es la correcta. Incluso antes de algunos cambios efectuados en 1988, los obispos españoles siempre defendieron esta traducción. El texto de la oración cristiana por excelencia está unificado en los 22 países de habla hispana.

Inglés: “And lead us not into temptation” (“Y no nos lleves a la tentación”)

La versión en inglés no sería la correcta tampoco ya que comete el mismo error que han remediado ahora en Francia. Tal y como está ahora, la traducción sería «y no nos lleves a la tentación», y dando a entender que es Dios el que tienta.

Alemán: “Und führ ns nicht in versuchung” (“Y no nos tientes”)

La traducción exacta sería «Y no nos tientes». Se trata otro ejemplo de mala traducción que deberá ser tenida en consideración por los obispos alemanes. Una vez más, parece que el que tienta es Dios y no el demonio en la oración cristiana más conocida y memorizada por millones de creyentes.

Italiano: “Non ci indurre in tentazione” (“Y no induzcas a tentación”)

Este verso de la oración dice «y no nos induzcas a tentación», lo que de nuevo da a entender que Dios es el malo. El problema viene de la traducción literal del latín: «Et ne nos inducas in tentationem»

Francés: “Et ne nous soumets pas la tentation” (“Y no nos sometas a la tentación”)

La antigua versión de la oración más conocida del cristianismo decía «y no nos sometas a la tentación», llevando a error a los fieles. Con la nueva traducción «no nos dejes caer en la tentación» queda Dios el que libera de las tentaciones del demonio.

Fuente diario tag

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here