Furor por El Marginal y la sorpresa ante la aparición de un actor chaqueño

0
155
Se estrenó la nueva temporada de El Marginal, serie argentina emblemática, y esta vez tuvo un condimento: la actuación de un chaqueño en el primer episodio de la cuarta temporada.
Se trata de Alejandro Sosa, nacido en Resistencia, aunque de muy chico se mudó a Buenos Aires donde vivió durante 14 años. Estudió allí locución y actuación.
Esta semana, con el estreno de la serie argentina, apareció en el gigante de Netflix“Mi actuación se visibilizó por la popularidad que tiene la serie, pero también formé parte de muchas producciones nacionales e internacionales, como en Francia y España”, afirmó Sosa en diálogo con Diario Chaco.
En esa línea, el actor contó que trabajó tanto en cortometrajes como en largometrajes, y nombró algunos: «La Luz Mala», la miniserie “El Cerrojo” o “El jardín de Bronce”, una producción de HBO.
Hoy, además de participar en la popular serie, Alejandro se prepara para dos obras de teatro, una para adultos y otra para niños. También señaló que será parte de una serie de ficción documental que prepara el Municipio de Resistencia, sobre historias de la ciudad.
Respecto de su aparición en El Marginal, Sosa contó que gracias a su representante Laura Andino logró ingresar “sobre la hora” al elenco de la serie. Es que, según contó, su representante le avisó sobre la hora “me presenté el último día de casting y quedé elegido por Sebastián Ortega y la gente de Underground”.

Afirmó que la pandemia tuvo su lado bueno respecto de los castings ya que “ahora los haces desde tu casa y viajás cuando te llaman”, sin embargo, a Sosa no le tiemblan las piernas y afirma “jugar” ante las cámaras. “Vos me pones una cámara y yo juego, me divierto, no lo tomo como un sufrimiento o una prueba, más allá de que los castings son odiosos porque vos podés tener el talento, pero no lo que ellos están buscando”.
En esa línea contó que su apariencia física se correspondía con lo que buscaba la productora. “Necesitaban un estilo barrabrava. A veces, tener el pelo largo favorece y con la vestimenta que me dieron aparentaba más gordo”. Algo que también le valió cuando volvía tarde de grabar en Buenos Aires, “no se me acercaba nadie”.
Sobre la experiencia aseguró “la jornada de trabajo fue en Villa Lugano de 20 a 2 de la madrugada, y esa escena tomó siete días de grabación”, y añadió: “Me quedé con ganas de seguir actuando, pero la pandemia lo complicó todo. Son imponderables que no se pueden manejar. Tenía que ir a España a grabar El Jardín de Bronce”.