GRAVE: La crisis del gasoil afecta cada vez más la llegada de productos básicos

0
133

Choferes de camión deben hacer guardias de varias horas en las cercanías de las estaciones de servicio para poder conseguir algunos litros de gasoil. Y por las restricciones, en las que pueden perder hasta un día de espera, están dejando de traer mercadería fresca que les puede ocasionar mayores pérdidas. Asimismo también habría desabastecimiento por las importantes demoras generadas en variados productos desde las fábricas.

“Hay gente que sabe que el camión de la petrolera va a llegar a la mañana temprano a la estación de servicio y trae su camión la noche anterior para reservar  lugar y asegurarse la carga”, comentó ayer el conductor Leonardo Duarte que hace transporte de cargas generales. Explicó que ante los faltantes hay algunos viajes que dejaron de hacerse por la peligrosidad de afectar a la carga. “Ahora no se están haciendo viajes para traer fruta o verduras de otras provincias porque corremos más riesgo de quedarnos más de un día esperando combustible y ahí corre peligro la carga. Se está tratando de traer mercadería en general, pero no algo fresco”, comentó el camionero en la fila para cargar gasoil en una estación de servicio YPF. En diálogo explicó que “nos dan 400 litros, nos sirve pero en mi caso que voy hasta Iguazú después tengo que ver si consigo más combustible para volver tranquilo”, explicó.

Los camioneros recordaron que en general los transportes de mayor porte tienen tanques de entre 800 y 1.000 litros de diesel. Así es que para hacer viajes largos varios tratan de llenar sus depósitos para asegurarse la llegada en tiempo a su destino. Iván Olinuck, otro chofer de un camión de materiales de construcción, que también esperaba por su turno hasta los surtidores para los transportistas observó que “está cada vez peor la espera para conseguir algo de combustible. Todos los días tenemos que ver dónde podemos cargar y cuánto vamos a demorar”.

Desde la estación de servicios se explicó  que la situación crítica se da especialmente con el diesel. “Con todos los productos hay problemas de abastecimiento pero con el diesel se siente más. Lo normal sería que nuestra carga dure unos dos días, pero el gasoil que nos dejan, nos dura un poco más de dos horas. Y fraccionamos un poco la cantidad de litros para que más camiones puedan cargar algo”, comentó. Recordó en tanto que “hoy es un día tranquilo dentro de todo, pero hemos tenido hasta tres cuadras de camiones esperando cargar algo. Pasa porque hay muchas estaciones que van quedando sin productos”.

Ayer en otra estación de servicio en la capital provincial, Fabián Espíndola, chofer de una empresa metalúrgica, apuntó que hay que averiguar en varios negocios hasta lograr cargar el tanque lleno. “A veces hay que recorrer varias estaciones hasta que se puede cargar todo el tanque. En general la empresa nos pide que usemos Infinia diesel por una cuestión de cuidar más el motor del camión”, comentó en diálogo con El Territorio.

 

Casi todo el país con problemas

El faltante de gasoil es la principal preocupación de diferentes sectores. Como se viene mencionando, la escasez del producto se agudizó y afecta ya a 19 distritos y el panorama a corto y mediano plazo está lejos de normalizarse. En las últimas horas, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) advirtió que el panorama es complejo y que la falta del insumos para diversas maquinarias pone en jaque a las economías regionales.

La crisis es tal que desde diversas áreas advierten que la falta de gasoil repercutirá en la logística de mercaderías y de otros productos, por lo que habría desabastecimiento en góndolas.

En Misiones, la situación de la escasez se siente desde hace tiempo y en las últimas semanas se acentuó aún más. En este contexto, desde la Cámara de Estaciones de Servicio y Afines del Nordeste (Cesane) sostienen que el contexto en la tierra colorada es aún más crítica por los cupos impuestos y por su ubicación limítrofe con Paraguay y Brasil, países donde el gasoil es mucho más costoso y en el afán de abaratar costos traspasan la frontera. Al mismo tiempo, coinciden que la situación está lejos de normalizarse y que hay preocupación en las estaciones de servicio en la víspera de las vacaciones de invierno, período en los que la llegada de vehículos a la provincia se intensifica y crece el movimiento de ómnibus, que requieren del gasoil. Además, por la mayor demanda que requieren las maquinarias agrícolas en tiempos de cosecha.

Y en el sector productivo, los efectos de la falta de gasoil no tardaron en sentirse, ya que mermó la cantidad de colonos que arriban a Posadas para comercializar los productos en las ferias francas (más información en página 5).

 

Estado crítico

Cargar y conseguir combustible en las estaciones de servicio se convirtió en una odisea.

De acuerdo al mapa que días atrás difundió la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), Misiones es una de las 19 provincias donde el abastecimiento de gasoil es prácticamente nulo.

Sobre este punto, Faruk Jalaf, titular de la Cesane, comentó que “estamos en una situación igual o incluso peor que hace unos días atrás porque no tenemos gasoil, más con nuestras industrias que trabajan a pleno, lo mismo que el agro. Esta situación complica al transporte de cargas y al transporte nacional, ya que por las rutas 12 y 14 no hay gasoil y no pueden continuar viaje”. Indicó que Misiones vive una situación diferente a otras provincias al ser una provincia que comparte el 90% de su frontera con Brasil y Paraguay.

“Antes el problema iban a ser las naftas, además del gasoil. Y no le erramos. Hoy hay una crisis con el gasoil porque no hay. Sobre las naftas, sólo se siente más en los municipios de la frontera donde hay cruces fijos para el abastecimiento”, señaló.

La falta de gasoil “afecta a diversas actividades, como la cosecha de soja, de maíz, de trigo que demandan mucho, como también el transporte de carga, el agro, el transporte para las fábricas que consumen gasoil para su funcionamiento”, precisó al respecto.

Por otra parte, y de cara a la temporada de invierno, indicó que “puede haber inconvenientes con el abastecimiento de gasoil para los colectivos, teniendo en cuenta que es un período de mayor movilidad” por las vacaciones.

Además, Jalaf se refirió a las declaraciones de Manzur sobre la reposición de gasoil, que se iba a normalizar en 48 horas. “Importar un barco demanda un mes, y hay que tener en cuenta la demanda y la energía que solicitan en el mundo. Importar lleva mucho tiempo, más cuando hay mucha demanda y cuando no hay dólares”, expresó. También recordaron que la falta de gasoil complica al sector transportista, encargado de la logística. Por ello, la preocupación es tal en medio de un escenario de posibles faltantes en las góndolas, al no contar con los medios necesarios para la movilidad de los artículos. Ayer desde la Confederación Económica de Misiones (CEM) expresaron su preocupación por los perjuicios que está ocasionando en la actividad económica el desabastecimiento de gasoil.

“Ante este panorama, desde la entidad gremial empresaria hacemos un llamado a las autoridades nacionales para que dispongan medidas urgentes a los fines de evitar que se profundicen los inconvenientes que ya se evidencian en las dificultades que surgen tanto para movilizar nuestra producción como para traer los insumos necesarios al territorio provincial”.

Preocupación por el envío de garrafas de gas

La Cámara de Empresas Argentinas de Gas Licuado (Cegla) advierte que la escasez de gasoil en 19 provincias del país está generando un riesgo alto de faltante de garrafas. “La zona más complicada de abastecer es la del Norte. No se consigue combustible en las rutas y los camiones no alcanzan a completar la distribución con los envases que trasladan”, reclamó el presidente de Cegla, Pedro Cascales. Pero no sólo hay faltante de gasoil. El poco que se está consiguiendo está con precios muy elevados. En promedio, en el interior se obtiene a $230 el litro. Sin embargo, cuanto más al norte de la Argentina se intenta llegar, más caro es el valor. “Hay demoras en el abastecimiento. Está costando acceder a algunas localidades del norte”, expresó el titular de Cegla.