La leche, entre el salto en el precio y la falta de marcas económicas

1
594

Cuando se dice que el consumo en general experimenta una sostenida caída en los últimos años, hay productos que reflejan la profundidad de la crisis y si a eso se agrega un plan económico que asfixia con tarifas e insumos dolarizados el resultado es que pequeños productores brindan la diaria batalla para la subsistencia, muchos quedan en el camino y si el producto es masivo puede darse que la oferta no pueda cubrir la demanda y el consumidor final deba abonar elevados precios. 

leche.jpg
30 por ciento más cara se puede pagar la leche de primera marca respecto de una considerada entre las de segunda línea.

Es lo que se observa con la leche de un tiempo a esta parte. Escasez o imposibilidad de adquirir las marcas más económicas, sobreexposición en góndolas de las consideradas como las primeras marcas que llevan, en algunos casos, a que los mismos comercios racionalicen la cantidad por vender.

NORTE recorrió supermercados céntricos para analizar la dinámica y la variedad de cada establecimiento y dialogó con referentes de tamberos, que explicaron que el sector vive una desprotección desde hace años a partir de la nula intervención estatal para fijar precios de referencia respecto de lo que abona la industria, lo que se hace más pronunciada a partir de la dolarización de gran parte de los costos.

En el relevamiento se observa en líneas generales un aumento considerable en la leche considerada como de primera marca, la ausencia de las establecidas por el mercado como segundas y las terceras alternativas no se quedaron atrás con la suba.

‘Los productos de menor precio son proporcionalmente los que más subieron, hasta en algunos casos llegar al doble de su valor‘, señaló la consultora Leticia Valle Lisboa.

En números, la primera marca puede adquirirse en su versión tetra brik entre 59 y 62 pesos el litro y en sachet el precio es de 45 pesos, mientras que los considerados como de tercera categoría escasean en la presentación más económica y el litro se abona entre 46 y 49 pesos por cartón.

Otra variable de este complejo escenario es la especulación comercial. Para algunos no es menor que la leche que integra el programa Precios Cuidados sea prácticamente imposible de conseguir y que la producción y distribución esté a cargo justamente de la primera marca.

leche2.jpg
Vacía la vitrina en la que debería estar el producto que integra el plan Precios Cuidados.

‘Presenté una denuncia contra Mastellone S.A. por abuso de posición dominante por sacar de las góndolas la leche Armonía al mismo tiempo que lanzó su nueva línea de leches Serenísima, 16 pesos más cara, siendo ambas marcas de su propiedad‘, señala el tuiter del diputado nacional de la Coalición Cívica Hernán Reyes. Este hecho, señala en su denuncia, ‘restringe la capacidad de acceso a la leche en todo aquello que los consumidores dejen de adquirir debido a la diferencia de precio de la leche La Serenísima y la imposibilidad de conseguir la leche Armonía dada la restricción de cantidades practicada‘.

DOS TAMBOS POR DÍA

A su turno, el vicepresidente de la Unión de Tamberos, Guillermo Draletti, desestimó los argumentos que señalan que la escasez obedezca a una cuestión estacional (de marzo a mayo es el período de menor producción) o bien que el sector se vio afectado por el exceso de lluvias que castigó al Nordeste y al Litoral a principios de año.

‘En la provincia de Buenos Aires se cerraron el año pasado hasta dos tambos por día, en 1988 había unos 30.000 tambos y hoy el número ronda los 11.000‘, sostuvo.

Además, indicó como los principales motivos que llevaron al cierre de estos comercios a que lejos de achicarse la brecha entre lo que la industria abona al productor, la diferencia se amplió en un contexto de costos que se dolarizaron o subieron al ritmo de la inflación.

‘Por cada 40 o 45 pesos que cuesta un sachet de leche en la góndola, el productor recibe 10,15 pesos‘, lamentó.

En la misma línea, el presidente de la Asociación Productores de Leche, Raúl Catta, indicó que como está planteada hoy, la actividad lechera no es rentable y citó que la industria abona mucho menos que el porcentaje en dólares que pagaba por litro.

Añadió que de continuar por esta senda, el cierre de tambos no podrá evitarse y pidió políticas puntuales como bajar el costo de la energía y ser alcanzados por beneficios impositivos.

Fuente diario Norte

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here