Las pérdidas en cultivos alcanzan casi los tres mil millones de pesos en el Chaco

0
290

Los datos surgen de un informe que describe la situación en todo el territorio provincial, afectado por los excesos hídricos. El área más afectada ha sido el sur y sudoeste.

CHARATA (Agencia)- Tras la reunión con el ministro del Interior de la Nación, Rogelio Frigerio, la declaración de emergencia agropecuaria avanza para la provincia del Chaco. El informe, presentado por el Gobierno provincial, describe la situación de todo el territorio provincial afectado por los excesos hídricos, desde diciembre a enero, principalmente. El área más afectada ha sido el sur y sudoeste del territorio.

El informe técnico suministrado a las autoridades nacionales, describe la situación de exceso en toda la provincia, marcando situación como la de Resistencia, Las Breñas o Pinedo, donde el registro de lluvia fue hasta tres veces más que el histórico. El informe cuenta con algunos detalles en cuanto a la pérdida económica respecto a cultivos, y la situación de la ganadería.

Girasol: al momento de producirse las precipitaciones que originaron el exceso hídrico, se registraba un avance de aproximadamente el 75% de cosecha de girasol. Del 25% restante se estima que algo más de 40.000 ha se encuentran en estado de pérdida total sin posibilidad de recuperación, y unas casi 70.000 ha se encuentran en diferentes grados de afectación, pero en general con los rindes muy comprometidos. Según cálculos hechos en base a estas estimaciones se calcula para el cultivo de girasol una pérdida económica de más $875.000.000

Algodón: es un cultivo que se siembra en octubre y noviembre, con lo cual al momento de los excesos la mayor parte de este cultivo se encontraba entre pimpollado y plena floración / inicios de fructificación, es decir en los momentos críticos, donde se define el rendimiento de los lotes. Este cultivo es el que presenta el mayor porcentaje de afectación en relación a la superficie sembrada. La estimación arroja que casi unas 7000 ha perdidastotalmente, y unas casi 90.000 ha en diferentes estados de afectación, esto sumado representa el 52% del total sembrado. Las pérdidas económicas calculadas en base a las estimaciones se eleva para algodón a la suma de más de $988.000.000

Soja: es el cultivo que hoy se ve con mayor pérdida económica, ya que este cultivo es el de mayor superficie de la provincia y en la presente campaña se estimaba una intención de siembra, relevada por los técnicos del Ministerio, de 712.000 ha. Este cultivo se siembra mayoritariamente en los meses de diciembre y enero. Las copiosas lluvias atrasaron la siembra de manera significativa y los eventos del mes de enero fueron determinantes en este retraso. La situación a la fecha es de una estimación de 392.900 ha sembradas o sea el 55% de la intención inicial. A su vez de esa superficie sembrada, se estiman perdidas por completo, unas 15.000 ha y con grado de afectación grave y severo, casi 70.000 ha más. El cálculo de pérdidas económicas por destrucción o estado grave a crítico de lo ya sembrado es de algo más de $852.000.000

Maíz y sorgo: estos cultivos son los últimos que se siembran en el calendario de cultivos extensivos de la provincia, arrancando la siembra de maíz a fines de diciembre y extendiéndose durante todo enero, el sorgo que tiene gran plasticidad en sus fechas de siembra, comienza muy temprano con las siembras de primavera, pero una buena parte  se realiza en enero y principios de febrero. Al momento de los eventos climáticos, estos cultivos mostraban un avance de siembra respecto de la intención del 28,5% para maíz y 39,7% para sorgo. De esa superficie sembrada, el maíz tiene un 21% de su área comprometida entre hectáreas perdidas, o con daño grave y un 26% para el caso del sorgo (perdido o grave sobre lo sembrado a la fecha). Para ambos cultivos el daño económico estimado es de $ 191.856.781. El total estimado de pérdida económica en cultivos implantados es de $ 2.908.965.678,53

“Lucro cesante” o perdida potencial: si a estas pérdidas le agregamos lo que se deja de producir, es decir la superficie que iba a ser destinada a soja, maíz y sorgo, haciendo un cálculo teórico, obtenemos el “lucro cesante” es decir la pérdida económica por no haber podido sembrar en fecha oportuna, que se ira ajustando en la medida que las condiciones mejoren y permitan la siembra al menos en partes del territorio provincial, sin embargo la brecha actual de superficies sembradas versus intención inicial, por el rinde promedio por departamento y al valor actual de estos productos, tenemos una perdida potencial por “lucro cesante” de $ 11.499.697.180,00.

Las áreas más afectadas por excesos hídricos están al sur y sudoeste de la provincia.

 

Alto impacto en la ganadería

CHARATA (Agencia)- En la ganadería, el evento climático, tuvo un alto impacto negativo ya que hay grandes áreas de la provincia afectadas en diferentes grados y con graves consecuencias sobre la actividad por diversos factores. Por un lado se registró mortandad de ganado, especialmente durante los días que se produjeron las precipitaciones más copiosas y en especial en los bajos.

Además, en las zonas aledañas a los bajos, que sufrieron y sufren aun anegamientos e inundaciones, el ganado bovino debió ser trasladado o vendido de manera forzosa para poder enfrentar las contingencias.

A todo esto se suman los problemas de alimentación por perdida de pasturas naturales o implantadas, producto de la saturación o encharcamiento, y problemas sanitarios.

Se ha realizado una estimación de afectación de la actividad ganadera en base a los departamentos que revistan la situación de mayores anegamientos o saturación de suelos (Chacabuco, 12 de Octubre, Sta Maria de Oro, Gral. Belgrano, Libertad, Mayor Luis Fontana, 9 de Julio, Gral O’Higgings, San Fernando, San Lorenzo, Tapenaga y 2 de Abril). Tomando los datos de bovinos según estadísticas del SENASA, se calculan: 1.070.900 cabezas de bovinos afectados, 3.742 predios y 6.975 productores

Forestal: Las pérdidas en el sector forestal, se dan exclusivamente por la imposibilidad de poder transitar por los caminos vecinales debido a los cortes producidos por las lluvias, caminos en mal estado, o puentes cerrados o averiados, o por el acceso a los montes para realizar las tareas de extracción.

Apicultura: La actividad apícola no se encuentra exenta de las pérdidas que ha sufrido el sector agropecuario por las inundaciones, ya que las colmenas se encuentran ubicadas normalmente en zona bajas de los campos o en isletas de montes (lugares donde los propietarios de los campos permiten a los apicultores que ubiquen sus colmenas).

A la fecha no se puede cuantificar las pérdidas que ha sufrido el sector, ya que muchos caminos se encuentran intransitables y aún hay campos cubiertos de agua. Aquellos productores que pudieron acceder a los campos, después de caminar varios kilómetros en el agua poseen perdidas de un 30 a un 50% de su stock productivo, por inundación de las colmenas, imposibilidad de realizar tratamientos sanitarios y alimentación de las colmenas. En otros casos se estima las perdidas pueden ser aún mayores por abandono de las mismas en los lugares de difícil acceso.

 

Agricultura Familiar

CHARATA (Agencia)- De los más de 90 Consorcios Productivos de Servicios Rurales que existen en la Provincia, que son las entidades que nuclean a los pequeños productores de agricultura familiar, se realizó una primera estimación que da cuenta que aproximadamente 40 de ellos se encuentran en las zonas más castigadas y con serias pérdidas en sus explotaciones agropecuarias. Del resto la mayoría manifiesta pérdidas de algún tipo pero en menor magnitud.

Las actividades principalmente comprometidas son: ganadería menor (cerdos, chivos, ovinos), granja (pollos, ponedoras, aves de corral), horticultura, apicultura, ladrilleria, pasturas y ganadería bovina.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here