Néstor Ortigoza, condenado a 2 años de prisión, por amenazas

0
76
El jugador de San Lorenzo fue encontrado culpable en un juicio por una causa que le inició un exempleado del Ciclón, por hechos ocurridos en 2015.

El futbolista Néstor Ortigoza fue condenado a dos años y dos meses de prisión, tras ser encontrado culpable en un juicio por amenazas contra un exempleado del club de Boedo, por un hecho ocurrido en 2015.

La sentencia fue emitida por el Juzgado Correccional 2 de los Tribunales de Morón, provincia de Buenos Aires.

El jugador fue declarado culpable del delito de “amenazas coactivas” en perjuicio de Mauricio Argañaraz, quien fuera jefe de seguridad del plantel profesional de San Lorenzo.

Además, el tribunal ordenó que Ortigoza debe “abstenerse de mantener cualquier tipo de contacto con el denunciante Mauricio Argañaraz y su grupo familiar”.

Ahora, el mediocampista del Ciclón deberá fijar residencia ante los Tribunales y “someterse al cuidado del Patronato de Liberados”.

LAS AMENAZAS Y LA DENUNCIA CONTRA ORTIGOZA

La Justicia determinó que Néstor Ortigoza amenazó a Mauricio Argañaraz, ex jefe de seguridad del plantel profesional de San Lorenzo, y a quien supuestamente el jugador le había dado dinero para el pago de las patentes de su auto particular.

No obstante, más allá de la denuncia, la Justicia no pudo probar la existencia de armas de fuego en la amenaza.

“Si mañana no está la guita, viene este guachín y te mete un tiro”, le habría dicho Ortigoza a Argañaraz, según consta en la causa.

El hecho juzgado ocurrió el 15 de julio de 2015 en horas del mediodía.

En su declaración ante el Tribunal, realizada a principios de septiembre, el futbolista había negado las amenazas, aunque sí había reconocido que fue hasta el domicilio de Argañaraz en la localidad de Ituzaingó para pedirle que le devolviera el dinero.

Ortigoza, de 38 años, es un referente de San Lorenzo. Surgido de Argentinos Juniors, ha tenido pases por clubes como Nueva Chicago, Olimpia de Paraguay, Rosario Central, Emirates de Emiratos Árabes y Estudiantes de Río Cuarto. En 2009 se nacionalizó paraguayo y jugó para la Selección de ese país durante varios años, incluida la participación en el Mundial de Sudáfrica 2010.