Niños chaqueños con cáncer, sin medicamentos: la patología más cruel que desafía las decisiones políticas sanitarias

0
307

Antes de renunciar, la Jefa del Servicio Hemato Oncología del hospital Pediátrico denunció la deplorable situación de desidia que se vive en el servicio.

En su carta de renuncia, dirigida al  director del Hospital Pediátrico, Hugo Ramos; Vanina Livio sostuvo que “en la actualidad no contamos con algunas drogas citostáticas esenciales para realizar el tratamiento adecuado en tiempo y forma, ni soporte transfusional adecuado a los pacientes pediátricos con patologías hemato-oncológicas atendidos en este Servicio” , manifestó la profesional, quien afirmó que “la no administración de estas medicinas, influye directamente en la sobrevida de los pacientes, generando falta de respuestas al tratamiento, progresión de enfermedad y muerte” , sentenció la doctora.

En su renuncia, Livio hace referencia a las numerosas solicitudes que se emitieron desde el Servicio Hemato-Oncología a las diferentes áreas desde donde se debía recibir los medicamentos faltantes, como ser en Banco de Drogas Oncológicas de la provincia, “sin respuesta a la fecha”, indica Livio. Además reveló que “no se pueden enviar muestras de sangre periférica y médula ósea para diagnóstico y seguimiento de patología hemato-oncológica maligna al Laboratorio Centra de Corrientes, por falta de pago” .

Cabe mencionar que el Ministerio de Salud no está ajeno a esta desesperante situación que afecta de manera directa a cada familia que tiene a sus hijos, sobrinos, nietos y amigos ocupando un lugar en uno de los sectores más difíciles de visitar en el nosocomio de niños, ubicado en la ciudad de Resistencia. Allí, la calidad de vida depende minuto a minuto de un tratamiento determinado, específico para cada uno, y el hecho de que sea interrumpido, violenta y arremete de manera irreversible contra la vida de esos niños.

De manera contundente, la doctora, hasta ayer Jefa del Servicio de Oncología, aseguró que “de continuar esta situación de extrema gravedad, los pacientes deberán ser derivados a otros centros”. 

Frente a la desidia y la no intervención del Ministerio responsable de bregar por la contención y cobertura de cada insumo de este Servicio, la doctora Vanina Livio decidió “por cuestiones de responsabilidad ético-moral”, renunciar a su cargo.