Padres reclamaron a Farías por los días de clases que se pierden por paros y lluvias

0
226

Los días de clases que se pierden en las escuelas públicas del Chaco por los paros que algunos gremios convocan para todas las semanas y aquellos que no se concretan por lluvias que no llegan a ser intensas fueron el tema central de una reunión que ayer mantuvieron integrantes del movimiento Vecinos Autoconvocados y autoridades del Ministerio de Educación.

La representación oficial estuvo encabezada por el ministro Daniel Farías, quien defendió la labor de docentes y establecmientos, pero reconoció que «hay trabajadores e instituciones que no están a la altura de las circunstancias.

Los vecinos, en su condición de padres, se quejaron por el hecho de que entre los paros casi automáticos que algunos sindicatos llevan a cabo cada semana y los casos en que una simple lluvia provoca la cancelación de las clases, hay escuelas en las que los chicos están lejísimo de poder alcanzar la cantidad mínima de días de aprendizaje que prevé el calendario oficial.

Controlar licencias

La comitiva de padres, integrada por Alfredo Rodríguez, Eduardo Gómez Achón y Máximo Saucedo, denunció que algunos docentes o preceptores, cada vez que cae una lluvia, informan a los chicos que no asistan a clase, siendo que hay una Resolución del Ministerio que establece que cada director regional debe determinar si es necesaria la suspensión de actividades escolares por las inclemencias climáticas.

Los padres señalaron que, en vez de eso, algunas escuelas se toman la atribución de cancelar el día de clases. De ese modo incluso obligan a los padres a retirar a sus hijos de los establecimientos luego de que éstos arribaron a los colegios, complicando las obligaciones laborales de los adultos sin justificación alguna.

También plantearon su preocupación por el abuso que se ve en las licencias por enfermedad de los docentes, y reclamaron un mejor control sobre ellas.

El ministro respondió que “afortunadamente la mayoría de los docentes y de las escuelas trabajan con mucho compromiso para brindar educación a los estudiantes, esa es la impronta que marcan los directivos, pero reconozco que aún hay trabajadores o instituciones que no están a la altura de las circunstancias”.

”Nosotros estamos preocupados por la educación de nuestros hijos, no desconocemos los derechos de los docentes, pero el derecho a huelga no puede estar por encima del derecho a la educación de los niños, adolescentes y jóvenes”, comentó Rodríguez.

“Por eso, nuestra intención es juntarnos con el Ministerio y además convocar a más padres y demás sectores para que entre todos busquemos el consenso necesario y una solución a corto y mediano plazo para que la educación en la provincia mejore y que nuestros hijos tengan clases todos los días”, agregó.

Docentes e instituciones que fallan

Farías, por su parte, ratificó que “el estudiante es la centralidad de la política educativa de esta gestión” y que “es necesaria la continuidad pedagógica en toda la trayectoria escolar”, por lo que agradeció la iniciativa de este grupo de padres preocupados por la educación de sus hijos, señalando que él desde que asumió hace dos años afirmó que se debe mejorar la calidad educativa en el Chaco, y que por eso junto a su equipo lleva adelante una serie de acciones en ese sentido.

En ese marco dijo que “como nunca antes se invierte en educación con la construcción de escuelas nuevas y muchas ampliadas y refaccionadas para que los docentes y estudiantes estén en ambientes cómodos para desarrollar las clases”; así como también que en el 2016 el gobierno hizo el esfuerzo económico de aumentar un 57% del básico docente, y que este año se comprometió a acompañar el proceso inflacionario del país para que los docentes no perdieran el poder adquisitivo y ya aumentó más de un 13% y que trabaja para concretar un incremento más antes de fin de año”.

Fue en ese momento que manifestó que “afortunadamente la mayoría de los docentes y de las escuelas trabajan con mucho compromiso para brindar educación a los estudiantes, esa es la impronta que marcan los directivos, pero reconozco que aún hay trabajadores o instituciones que no están a la altura de las circunstancias. Por eso es bueno que los padres y la comunidad educativa se involucren para construir entre todos una mejor educación”.

Fuente Diario Norte

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here