Reclamo por el “aumento arbitrario” de las cuotas del Colegio María Auxiliadora

4631
7834

Un grupo de padres de alumnos del Colegio María Auxiliadora realizó el viernes pasado un abrazo simbólico al edificio de la institución en reclamo al “incremento que consideramos bastante arbitrario” de las cuotas.

“Se llevó a cabo el viernes un abrazo solidario al colegio y actualmente se están haciendo gestiones ante la Defensoría de la Municipalidad y de la provincia para ver si se puede revertir esta situación que deja afuera de la institución a muchos alumnos y muchos quedan adentro pero atrapados con números que realmente complican muchísimo a las familias”, contó a Diario TAG Carina Barbona, mamá de un alumno del Colegio María Auxiliadora.

“El 5 de noviembre nos llegó una circular donde se informaban los montos de matrícula y cuota para el período 2020, con un incremento del 98% en matrícula y de un 90% en cuotas”, detalló y agregó: “Para 2019, teníamos una matrícula de $3.200 y se fue a $6.500 y una cuota de $1.900 a $3.300. Obviamente muchos papás nos vemos muy afectados por estos números que estaban totalmente fuera de nuestras expectativas. Asumíamos el incremento pero no en esta proporción”.

En este sentido, Barbona detalló que “primero, pedimos una reunión a las autoridades del Colegio que se hizo dos días después de esa circular. A esa reunión fuimos con todas las circulares de las instituciones que están en igualdad de situación, son Unidades Educativas Públicas de Gestión Privada (UEGP), manifestando que cobran mucho menos de cuota y matrícula”.

“Marcaron además otras irregularidades como que en la circular se cita un decreto, el cual señala que la información tenía que haber llegado antes del 31 de octubre. La información llegó tarde. Plateamos además que los papás que no estamos en condición de pagar, tampoco estamos a tiempo de conseguir vacantes”, expresó y añadió que “los papás de chicos de 7° que tenían pensado seguir tampoco tuvieron tiempo de inscribirlos para rendir los exámenes de ingreso en otras instituciones porque ya habían cerrado los períodos”.

Además, explicó que “la escuela presenta estos montos en un Power Point argumentándose en el incumplimiento del Estado, que lleva entre seis y siete meses sin pagarle los aportes. Platean que hicieron una proyección de la inflación de 2019 y un estimativo sobre 2020, y el resultados es el monto de la cuota que le permitiría hacer un fondo de emergencia para pagar a docentes si el año que viene el Gobierno sigue sin cumplir con el pago de subsidios”.

“La regulación de las instituciones de este tipo indica que el aporte de la familia está destinado a la infraestructura, mantenimiento, equipamiento y profesores especiales. No pensado, conforme las normas, para que se pague a los docentes”, enfatizó la madre y continuó: “Nos están trasladando a nosotros el problema con el Estado. No es responsabilidad nuestra, apoyamos su reclamo al Estado pero no podemos asumir nosotros el conflicto”.

De este modo, sostuvo que “frente a esta situación, somos muchos los papás que hoy no podemos pagar las cuotas porque tenemos más de dos hijos en la escuela y a esta fecha tampoco tenemos dónde llevar a los chicos. Duele no sólo la cuestión de fondo que es el incremento sino también la cuestión de forma”.

“Después de todo lo que le expusimos, inclusive presentamos un proyecto con una suba escalonada acorde a las que están pagando en instituciones que atraviesan el mismo conflicto y propuestas para generar ingresos, la siguiente circular (el martes pasado) nos descontaron sólo un 9%. Nos pareció insignificante”, señaló.

Por otro lado, Barbona contó que “el viernes se hizo un abrazo solidario a la salida del turno tarde. Nos juntamos a rezar un denario papás y alumnos que estamos atravesando esta problemática, con el lema de ‘lo que no consigas hablando, hazlo rezando’ palabras de Don Bosco”.

“Buscamos eso, el abrazo como signo de amor, afecto y empatía. Abrazamos nuestra escuela, no estamos en contra. Buscamos desde la oración un punto de encuentro y de solidaridad con todas las realidades”, expresó y agregó: “Estamos atrapados por una situación que nos tomó muy de sorpresa y sobre fin de año y estamos buscando herramientas para repensar esto”.

“La problemática de los papás visualizando la realidad de las esfacelas subvencionadas, nos trasladó a nosotros un conflicto que no nos es propio. Somos un llamado de atención para el Gobierno. Acompañamos el reclamo que haga la escuela pero nuestro reclamo en particular es hacia la institución para que revea los proyectos para el año que viene en cuanto a los costos”, precisó.

Por último, Barbona señaló: “No nos entendieron, generó más malestar y a raíz de eso salió el abrazo a la escuela. Amamos nuestra escuela y no nos queremos ir. Nos duele en el alma lo que nos está pasando, pero sentimos que necesitamos otra manera de acoger realidades que son muy diferentes”.

Fuente TAG