¿Sabía usted que puede proteger su vivienda?

0
735

El Código Civil y Comercial de la Nación introduce el “Régimen de Protección del Inmueble Destinado a Vivienda” que consiste en una protección que se centra en la vivienda de la persona individualmente considerada y no del asiento familiar exclusivamente, modificando sustancialmente al denominado “régimen de bien de familia”, regulado antes de la reforma por la Ley Nacional 14.394 y la Ley Provincial 2.218.
Es así que las personas eligen de qué modo formar una familia: bajo el tipo matrimonial o bien a través de una unión convivencial. En ambos casos el Estado garantiza la protección del inmueble sobre el cual se asienta y desarrolla el proyecto de vida familiar. La protección a la vivienda familiar es un instituto en reconocimiento a uno de los derechos humanos más básicos e imprescindibles.

¿En qué consiste la protección de la vivienda familiar?
Las normas protegen la vivienda familiar mediante tres mecanismos:
· Exige el asentimiento del otro cónyuge o conviviente en las uniones inscriptas para vender el inmueble sobre el que se asienta el hogar, como también los muebles indispensables de la vivienda, y hasta para el traslado de estos últimos fuera de la vivienda familiar.
· Protege la vivienda frente a la posibilidad que acreedores la embarguen y rematen, por deudas contraídas después de la celebración del matrimonio o de la registración de la unión convivencial, salvo que ambos cónyuges o miembros de la unión convivencial hayan contraído la deuda de manera conjunta o asintió uno de ellos tal acto.
· Finalmente regula la “atribución del uso de la vivienda” al finalizar el matrimonio o la unión convivencial. En las uniones convivenciales la norma exige que se trate del conviviente a cargo del cuidado de hijos menores de edad, con capacidad restringida o con discapacidad, o si acredita extrema necesidad e imposibilidad de procurarse otra vivienda inmediatamente. Se trata de proteger a la familia y dentro de ella al más débil o vulnerable.

¿Quiénes pueden solicitar la protección?
Lo pueden hacer: a) el titular registral; b) los cotitulares conjuntamente en caso de inmuebles en condominio; c) el juez en el caso de actos de última voluntad (testamentos) o a pedido de cualquiera de los beneficiarios, del Ministerio público o de oficio si hay beneficiarios incapaces o con capacidad restringida; d) el Juez, a petición de parte, en el juicio de divorcio o en la conclusión de la convivencia, si hay beneficiarios incapaces o con capacidad restringida.

¿Quiénes pueden ser beneficiarios?
a) El propietario, su cónyuge o conviviente, sus ascendientes o descendientes.
b) En defecto de ellos, sus parientes colaterales dentro del tercer grado que convivan con el constituyente.

Las novedades: la posibilidad de que pueda ser beneficiario el titular de dominio sin familia, y también que la protección sea constituida por todos los condóminos, aunque no sean parientes ni cónyuges entre sí. También es importante aclarar que la protección se transmite a la vivienda adquirida en sustitución de la afectada y a los importes que la sustituyen en concepto de indemnización o precio.

¿Cómo es el trámite?
Puedo requerirse a un Escribano Público, quien le dará un asesoramiento integral al respecto y redactará la Escritura pública para afectarla a esta protección o mediante trámite administrativo ante el Registro de la Propiedad Inmueble. En ambos casos gozan de exenciones, tasas y aranceles diferenciados para facilitar su concreción.
FUENTE DIARIO EPOCA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here