Sáenz Peña: crecen los reclamos a SECHEEP por la quema de electrodomésticos

0
423

En una semana pasada de intenso calor y con múltiples cortes de luz, y bajas y altas de tensión, los reclamos por quema de electrodomésticos han aumentado en número. Igualmente es una constante año tras año con los primeros calores y los primeros inconvenientes con la energía.

“Como todos los años en esta época del año empezamos con los reclamos por la quema de electrodomésticos en la suba de tensión. Siempre tuvimos en distintas épocas reclamos por este tema”, asegura la Dra. Josefina Codutti, jefa del Departamento de Defensa al Consumidor de Sáenz Peña.

Con respecto a la metodología a seguir para realizar los reclamos, hay varias vías para poder hacerlo, ya sea directamente en la empresa SECHEEP, o bien acercarse a las oficinas de Defensa al Consumidor.

“Primeros les recomendamos acercarse a esta oficina, algunos prefieren hacerlo directamente en SECHEEP, nosotros le damos una nota, ellos van y la presentan y se manejan con la empresa. Al hacer el reclamo en nuestra oficina, nosotros manejamos un formulario. El cliente debe acercarse a la empresa con una factura del electrodoméstico y siempre es importante saber qué día y qué hora se produjo la baja o la suba de tensión”, indica Codutti.

Por otro lado, si el cliente no posee la factura del producto que se ha dañado, se puede hacer una declaración jurada en el Juzgado de Paz para constatar que ese electrodoméstico le pertenece. “Si esto es acompañado por una denuncia policial, mejor”, recomiendan desde Defensa del Consumidor.

En los últimos años en la oficina se han multiplicado los reclamos por este tipo de daños en los bienes de los clientes de la empresa prestadora del servicio eléctrico provincial SECHEEP. Tal es el caso que aseguran que “está aceitado para que sea todo lo más rápido posible y el consumidor tenga una respuesta”.

Los reclamos por este tipo de daño han llegado casi en su totalidad a dar respuestas satisfactorias a los clientes en caso de constatarse la veracidad del mismo. La empresa debe cubrir el total de los daños, acreditando al cliente el valor actualizado del producto.