Se elevó a juicio el terrible doble homicidio de Sáenz Peña en el que hay detenidas 5 personas

0
105

El fiscal Marcelo Soto, a cargo de la Fiscalía Penal N°3, elevó a juicio la causa por el doble homicidio del barrio Santa Mónica, hecho ocurrido el pasado mes de junio

Las muertes se produjeron luego de un primer enfrentamiento entre dos personas: un hombre de 36 años, Luis Pereyra y un menor de 17. Como consecuencia de ese ataque a golpes, Pereyra falleció cuando llegó al Hospital 4 de Junio y el menor, identificado como A.E.R, fue detenido.

Como represalia a esa muerte, vecinos del lugar atacaron salvajemente a Gustavo Rufino, padre del menor que atacó a Pereyra, prendieron fuego su vivienda y el recibió innumerables golpes en distintas partes del cuerpo hasta provocarle la muerte. Posteriormente lo arrastraron a la calle, lo prendieron fuego y apuñalaron.

Por este último hecho hay cuatro personas detenidas, quienes estuvieron cuatro días prófugas y luego se presentaron en la ciudad de Resistencia, para finalmente ser trasladadas a Sáenz Peña.

Antes de que el fiscal les dictara la prisión preventiva a los cuatro detenidos hubo una modificación y adecuación de los hechos e imputaciones. En tal sentido se les indilgó además del homicidio, la figura de daño y lesiones respecto a otras personas que también habrían resultado victimas de ese hecho.

Las cuatro personas sospechadas de dar muerte a Rufino se presentaron ante la Justicia y le imputaron el delito de «Homicidio doblemente calificado por alevosía y premeditado de dos o más persona todo en concurso real» y ahora también el delito por «daños y lesiones».

Es probable, dijo el fiscal Marcelo Soto, que este caso sea juzgado en los próximos meses por un Jurado Popular, ya que próximamente la Segunda Circunscripción de Sáenz Peña implementará este nuevo sistema de juzgamiento.

EL HECHO

El fiscal sostiene que el domingo Rufino junto con su hijo -el cual está aprehendido- agredieron a Pereyra en cercanías de su domicilio y lo dejaron tendido en el piso, producto de esas agresiones, con muchos golpes, sobre todo en la parte del cráneo, falleció. Fue llevado al hospital, pero ya había llegado sin vida.

«Horas más tarde se agrupan familiares de Pereyra, amigos y vecinos y atacaron el domicilio de Rufino con las consecuencias ya conocidas. Le queman la vivienda, lo agreden con golpes en distintas partes del cuerpo y le provocan la muerte, después prenden fuego el cuerpo de Rufino», mencionó.

El abogado Daniel Burlli asumiría como querellante por parte de la familia del fallecido Luis Pereyra.