Siniestro vial en colectora y acceso hipermercado: Un cruce sin control y baches desatendidos

0
4347

Los vecinos de las barriadas que recorre la colectora de ruta 16, que casualmente oficiaron de testigos del incidente vial de esta mañana, manifestaron a NORTE que esta intersección de ruta 16, en la bajada hacia colectora y acceso al hipermercado Libertad es “muy caótica”, sostuvo una vecina, quien agregó “Tenés que pasar con mil ojos para tener en cuenta quien sale del hipermercado, quien sabe hacia a la ruta, quien baja hacia colectora quien viene de frente tuyo por la misma colectora. No hay control, hay mucha velocidad, y cero respeto por la vida”, insistió la señora.

El siniestro vial se produjo alrededor de las 7 de esta mañana en un habitual caos vehicular que se produce en la intersección de ruta 16, kilómetro 14,5, en acceso a la colectora y la entrada al hipermercado Libertad.

En ese escenario, un automóvil y una motocicleta colisionaron. En la motocicleta, que resultó siendo la más perjudicada se trasladaba un adolescente de 17 años como conductor del rodado y un acompañante, un hombre de 49 años. En el vehículo se trasladaban dos jóvenes de 22 y 27 años, en este caso se trataría de un vehículo oficial perteneciente al Consejo Provincial de Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil.

Tras el impacto, el acompañante de la motocicleta salió despedido y terminó boca abajo en uno de los enormes charcos que se formaron en los baches,  tras la lluvia de ayer.

colectora01.jpg

De inmediato, los conductores del vehículo debieron sacarlo del charco para evitar un posible ahogamiento, ya que el motociclista no podía moverse por sus propios medios.

El hombre finalmente fue asistido por personal médico en el lugar del siniestro y trasladado a un sanatorio donde recibe atención más pormenorizada.

A quien corresponda

Una vez más se pide a las áreas correspondientes que omitan la intención de hacer oídos sordos y tomen cartas en el asunto que hoy es de vital necesidad.

El caos vehicular que se genera en ese lugar termina siendo un juego de aventura para quienes intentan salir ilesos. Son muy pocos los conductores que atinan a ceder el paso o al menos a disminuir la velocidad.

Fuente norte