Trabajadores de frigoríficos clausurados esperan decisión de la jueza federal sobre una cautelar

0
177

Casi 50 días pasaron desde que el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes) clausuró las cooperativas de trabajo y consumo que operan los frigoríficos Resistencia y Puerto Vilelas.

Tras gestiones que no dieron resultados  ante el organismo nacional desde los representantes de los trabajadores y desde el propio Ejecutivo chaqueño, se aguarda para el miércoles que la jueza federal Zunilda Niremperger defina si acepta la medida cautelar presentada por ambas cooperativas, y que servirá para reactivar la producción.

Este martes llegaron a NORTE trabajadoras del Frigorífico Resistencia, cuya planta está ubicada en ruta nacional 16, kilómetro 16. “El Inaes nos clausuró porque pensaba que detrás de la cooperativa había empresarios. Hemos presentado todas las pruebas necesarias, nuestro presidente Luis Sotelo fue tres veces a Buenos Aires”, comentaron.

Sin embargo, pese a completar todos los trámites requeridos y presentar las pruebas que avalaron la inscripción y matriculación de los terceros que faenan en las instalaciones de la Cooperativa de Trabajo y Consumo Unidos Limitada (Frigorífico Resistencia), las respuestas del organismo nacional no aparecen y la clausura no fue levantada. “El Inaes no tiene sensibilidad porque las cooperativas no están en el esquema del presidente Macri”, lamentaron.

Casi 50 días sin cobrar

La inactividad de la planta de faena implica para las 100 familias que viven del Frigorífico Resistencia y para las 140 del Frigorífico Puerto Vilelas no tener ingresos en los últimos 50 días. De ahí la presentación de la medida cautelar y el recurso de amparo para garantizar las fuentes laborales y el derecho a trabajar. “En las manos de la jueza federal está nuestro futuro laboral”, resaltaron las trabajadoras.

De los 100 trabajadores que emplea el Frigorífico Resistencia, el 30% son mujeres. “Esta es una cooperativa familiar. Las mujeres trabajamos en faena y carnicería, actividades que por lo general eran realizadas por hombre y que nosotras hemos aprendido”, indicaron.

Comentaron además que la cooperativa recibe carne proveniente de General San Martín y Quitilipi, y abastece a toda el área metropolitana. A la vez, advirtieron que en la provincia existen varios frigoríficos privados que prestan su matrícula a terceros y nunca fueron clausurados, como sí hizo el Inaes con las cooperativas. “Sólo pedimos poder trabajar”, indicaron, y aseguraron que por el momento no están en evaluación medidas extremas de protesta.

Fuente Diario NORTE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here