Trabajadores de la salud del mundo muestran sus secuelas por la lucha contra el coronavirus

0
614
En plena lucha contra la pandemia, trabajadores de la salud del mundo mostraron en las redes sociales las secuelas que les quedan tras realizar guardias por largas horas en hospitales y nosocomios donde se asiste a pacientes infectados con coronavirus.

Cientos de enfermeras, médicos y demás especialistas sanitarios compartieron en sus cuentas de Instagram imágenes de sus rostros marcados por las largas horas sin dormir y el uso permanente de barbijos, antiparras y trajes protectores, entre otros objetos.

«Ni siquiera puedo comenzar a describir mis emociones después de una noche de 14 horas en la Unidad Crítica de Coronavirus. Estoy agotada, abrumada, ansiosa, furiosa por no tener EPP suficiente o de calidad, miedo de llevar el virus a casa», escribió una enfermera de Nueva York.

Y agregó: «Estoy agotada física y mentalmente, y puedo estar orgullosa de mí misma por ayudar a combatir esta pandemia. Nunca antes había visto pacientes que se estrellaran tan rápido. Por la mañana, la mayoría de los pacientes estaban con respirador o esperando que el respirador estuviera disponible».

Por su parte, Nicola Sgarbi, un enfermero de Módena, Italia, compartió una cruda imagen de su rostro marcado y escribió: «Esta foto me la tomé después de 13 horas en cuidados intensivos y después de quitarme todos los dispositivos de protección».

«No soy y no me siento como un héroe. Soy una persona normal, que ama su trabajo y que ahora más que nunca, está orgulloso y orgulloso de poder hacerlo dando todo a sí mismo en primera línea junto con otras maravillosas personas (médicos, enfermeras, oss, técnicos, limpiadores)», añadió.

En tanto, Miguel Simas, un médico portugués oriundo de Lisboa, dijo en las redes: «Los efectos de la máscara contra el Covid-19. Por favor, quédense en casa y protejan a los suyos. ESTÉN SEGUROS, ESTÉN FUERTES».

La usuaria de Instagram @AlessiaBonari_, subió una selfie suya con el rostro lleno de marcas como consecuencia de los elementos de protección contra el virus.

«Soy enfermera y ahora estoy enfrentando esta emergencia médica. También tengo miedo, pero no voy a ir de compras, tengo miedo de ir a trabajar. Tengo miedo porque la máscara puede no adherirse bien a la cara, o puede que accidentalmente me haya tocado con guantes sucios, o tal vez las lentes no cubran completamente mis ojos y algo haya pasado», reflexionó.

Fuente ambito