Una familia chaqueña completa murió en la autopista Rosario – Buenos Aires

0
344

Una familia completa, integrada por un matrimonio y sus tres hijos, falleció el domingo por la noche en un accidente de tránsito registrado alrededor de las 23.30 en el kilómetro 177 de la Ruta Nacional N° 9, sobre el carril Rosario – Buenos Aires.

El conductor de la camioneta Ford Eco Sport, Santiago Alfonso de 37 años; su esposa, María Rita Gómez, de 33; y sus hijos Melina Noemí Alfonso, de 15, Priscila Elizabeth Alfonso, de 11, y Leonardo Sebastián Alfonso, de 6 años, viajaban desde la localidad de Villa Vengochea, partido de General Rodríguez, hacia Rosario, donde debían retirar una documentación en la casa de un familiar para realizar un trámite al día siguiente.

Tras el interminable camino burocrático, los cuerpos de las víctimas fueron entregados a sus familiares y recién por la noche partieron hacia el Chaco.

Los integrantes de la familia Alfonso fueron sepultados ayer martes en el cementerio de la localidad de Las Garcitas, departamento Sargento Cabral, en esa provincia del nordeste del país, de donde era oriundo el matrimonio compuesto por Santiago y María Rita.

Los cuerpos arribaron al pueblo cerca del mediodía y fueron velados en la iglesia del lugar.

 

Una escena dantesca

La vida de los integrantes de la familia Alfonso se apagó repentinamente, todos murieron en el acto. Hubo que esperar que el chofer del camión salga del estado de shock sufrido tras el accidente para saber con certeza cómo se produjo la colisión.

Su declaración permitió establecer que el vehículo de la familia viajaba por el carril Buenos Aires – Rosario, y que, por motivos que las pericias buscarán determinar en el marco de la investigación, su conductor perdió el control, salió de la ruta, atravesó el cantero central y subió al carril opuesto, donde fue embestido sobre el lateral izquierdo por un camión Mercedes Benz que llevaba como destino la ciudad de Buenos Aires.

La camioneta “voló” hacia el lateral derecho y quedó destruida por el impacto. Los cuerpos de Santiago Alfonso, María Rita Gómez y el de Melina Noemí Alfonso, que era una adolescente de 15 años con discapacidad, permanecieron en sus habitáculos, sostenidos por el cinturón de seguridad.

Priscila, de 11, salió despedida y fue hallada sobre la cinta asfáltica, mientras que el cuerpito del pequeño Sebastián, de 6 años, fue encontrado por los Bomberos una hora después de choque, a unos quince metros del lugar en donde se encontraba la camioneta, prácticamente sobre el alambrado de un campo, atado a su sillita.

Una escena difícil de comprender y que ni los propios Bomberos Voluntarios y policías, acostumbrados a este tipo de eventos, pudieron soportar.

 

“Una familia que la estaba peleando”

Desde el mismo teléfono celular de Santiago Alfonso, dieron aviso a un tío que vive en Rosario acerca de que la familia había tenido un accidente. Así fue como rápidamente arribaron a nuestra ciudad varias personas que querían saber cómo estaban sus familiares.

Mientras aguardaban en los pasillos del Hospital Emilio Ruffa, y en medio del profundo dolor, pudieron contar detalles de la vida de la familia Alfonso.

“La estaban peleando”, destacó uno de sus familiares. “Santiago y María trabajan en un criadero de pollos, pero hace unos meses a él lo habían despedido y estaba desocupado; mientras que a ella no, seguía trabajando en el lugar”, señaló.

“Ellos vivían en Chaco, porque se criaron allá, pero se habían venido a General Rodríguez en busca de trabajo”, agregaron los allegados. “Estaban disfrutando de la camioneta que habían comprado hace poco tiempo”, contaron.

Fuente d. 21tv

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here