Una madre pide ayuda para su hijo con problemas de consumo y violencia: “Viene tomando hasta nafta”

0
2373

Viviana Petcoff, es una joven madre de un menor de 14 años quien en medio de su desesperación acudió a los medios para pedir ayuda para su que tiene problemas de consumo y violencia. «No quiero que me lo entreguen en un cajón», pidió.

«Mi hijo es consumidor de todo tipo de sustancia, y ahora en estos últimos días viene tomando nafta continuamente», comenzó relatando Viviana quien necesita ayuda de instituciones para poder contener al menor.

J. es un chico que “tiene un retraso mental y estuvo internado en tres ocasiones en el Sanatorio Mayo porque es violento y agresivo”, explicó la mujer que para evitar que su hijo se escape lo ataba a la cama de pies y manos, pero de alguna forma se desataba y se escapaba de la casa.

«A mí se me agotaron las palabras, ya fui a  todos lados, necesito que alguien me escuche, me dé una mano, tengo miedo por los que están en mi  casa y por los de afuera también y por supuesto por mi hijo, porque lo pueden lastimar o matar».

Vivian recordó que ya recorrió todas las instituciones, “al lugar donde voy pido ayuda porque lo que no quiero es que me lo entreguen en un cajón, él tiene 14 años. Está medicado, pero evidentemente ni los remedios hacen efecto por las sustancias que él consume porque corta toda la medicación».

El joven estuvo internado en una clínica para pacientes con problemas psicológicos pero su madre comentó que lo entregaron en marzo. «Me lo entregaron este año porque subía todos los días a un tanque  de agua y desde ahí amenazaba con  tirarse o que se iba a escapar. En otra ocasión incluso se escapó de la clínica, rompió la puerta de ingreso. Ellos tampoco lo pudieron contener».

«Necesito que alguien me escuche, me de alguna solución, porque anduve por todos lados, necesito ayuda», reclamó llorando la mujer.

La madre quiere evitar que a su hijo le ocurra algo malo, «lo crie con tanto sacrificio, con tanto amor, mi marido y yo trabajamos todo el día y hacemos lo posible por contenerlo. Si alguien me escucha por favor necesito que me ayude», fue el doloroso reclamo de la mujer.

Otro hecho por el cual teme por la vida de su hijo es que debido a su consumo problemático a veces sale a delinquir.  «Ayer se me escapó a la mañana temprano y después me llama una vecina que lo encontró peleando, fui a buscarlo y después se escapó de nuevo. En ese nuevo escape ingreso a un local comercial y se llevó varios relojes,  rompió una vidriera y sacó lo que había a mano», comentó

Cuando se enteró de la noticia fue a hablar con el propietario del local, le dijo que le iba a pagar el vidrio y todo lo que sustrajo su hijo. Después de contarle al comerciante por lo que estaba pasando, el dueño del local le dijo que no le pague.

Por último, al insistir en su pedido de auxilio, dijo que ya no sabe que más hacer, «no sé a quién recurrir, nunca me quede con los brazos cruzados, pero ahora  no sé a dónde más ir, creo que en Sáenz  Peña ya me conocen todos, donde me dicen ahí voy pero no obtuve solución».

Fuente diario tag